El tratamiento recoveriX, basado en la neurotecnología, ofrece una alternativa más segura a la medicación para pacientes con ictus y esclerosis múltiple

Media

Jan 18, 2024 12:10 PM Por Jon Stojan

Cada año aumenta el número de personas que padecen enfermedades neurológicas como el ictus y la esclerosis múltiple, por lo que es cada vez más importante conocerlas y saber cómo tratarlas o controlarlas. Según la Organización Mundial de la Salud, el riesgo de sufrir un ictus a lo largo de la vida ha aumentado un 50% en los últimos 17 años, y se espera que una de cada cuatro personas sufra un ictus a lo largo de su vida. Mientras tanto, cerca de 3 millones de personas padecen EM en todo el mundo.

Read the original article in Medical Daily

Los pacientes de ictus y esclerosis múltiple a menudo ven mermada su calidad de vida debido a la limitación de sus movimientos y a la espasticidad muscular, sobre todo en las extremidades. La mayoría de los medicamentos que se administran a los pacientes son incapaces de restablecer las funciones corporales afectadas. En su lugar, sólo pueden evitar que el estado del paciente se deteriore o, en el caso de la EM, ralentizar su deterioro. Los antiespasmódicos orales suelen tener efectos limitados y pueden provocar efectos secundarios como debilidad, confusión y mareos. En algunos pacientes se inyectan pequeñas dosis de toxina botulínica (botox) en los músculos para aliviar la espasticidad. Este tratamiento sólo es eficaz durante unas 12 semanas, antes de que haya que repetirlo, lo que puede ser costoso y arriesgado.

A diferencia de la mayoría de los medicamentos para el ictus y la esclerosis múltiple que existen en el mercado, recoveriX, un tratamiento de neurorrehabilitación basado en una interfaz cerebro-ordenador, ha demostrado su eficacia en la rehabilitación de pacientes con ictus y esclerosis múltiple. Desarrollado por la empresa austriaca g.tec medical engineering, recoveriX estimula eléctricamente las extremidades de los pacientes, ayudándoles a recuperar sus funciones después de haber sufrido trastornos neurológicos. El paciente se sienta frente a un ordenador y lleva un dispositivo EEG que leen sus ondas cerebrales. El monitor sirve de guía de movimiento para sus extremidades y los electrodos conectados a éstas proporcionan estimulación eléctrica a los músculos, provocando la dorsiflexión de las articulaciones. Cada sesión de terapia dura aproximadamente una hora, y un bloque de tratamiento recoveriX consta de 25 sesiones, idealmente tres veces por semana.

Se ha demostrado que el uso repetido de recoveriX ayuda a los pacientes a recuperar el uso de sus extremidades, con una reducción de la espasticidad y una mejora de las habilidades motoras. Por ejemplo, esto puede demostrarse por un mejor rendimiento en el 9-hole peg test, una medida de la destreza manual fina. Los pacientes también han mostrado una mejor concentración, rendimiento físico, cognición, memoria y control de la vejiga. Todo ello contribuye a mejorar la calidad de vida y permite a los pacientes realizar la mayoría de las actividades que no podían después de sufrir un ictus o esclerosis múltiple.

Según el cofundador y director general de g.tec, el Dr. Christoph Guger, recoveriX, que se basa en la estimulación visual y electromuscular, tiene múltiples efectos positivos sin efectos secundarios negativos significativos. Añade que, si nos fijamos en los estudios clínicos de medicamentos, es necesario contar con miles de pacientes para demostrar que el medicamento tiene un efecto determinado. Dado que el ensayo clínico implica la realización de pruebas en un gran número de personas, esto no significa que la medicación sea ideal para un paciente particular.

Además, para la esclerosis múltiple hay unos 20 medicamentos diferentes que pueden utilizarse, dependiendo del paciente y del tipo de EM. Al cabo de un año de tomar una medicación determinada, se evalúa si es eficaz para el paciente. Si la medicación no es la adecuada para el paciente, existe la posibilidad de que sólo empeore las cosas, afirma Guger.

A pesar del enorme impacto positivo de los nuevos tratamientos tecnológicos como recoveriX, Guger señala que a veces los médicos dudan en prescribirlos. Además, algunas compañías de seguros aún no cubren estos tratamientos. Según Guger, esto se debe a que muchos médicos se formaron exclusivamente con medicamentos y recoveriX aún no existía cuando ellos estudiaban medicina. Sin embargo, con el tiempo, cree que más profesionales de la medicina verán los beneficios de recoveriX y lo combinarán con su pauta de medicación y tratamiento. Además, las compañías de seguros empezarán a cubrir las sesiones de recoveriX cuando comprueben que funciona y reduce los costes de los seguros.

En la actualidad, recoveriX está disponible en varios países de Europa, Asia-Pacífico, Norteamérica y África, y g.tec utiliza un sistema de franquicia único que permite la rápida difusión de la tecnología. Guger lucha por conseguir que más personas que sufren ictus, esclerosis múltiple y otras afecciones neurológicas puedan acceder a recoveriX y comprobar por sí mismas sus efectos positivos, así como difundirlo entre otras personas que lo necesiten.

Read the original article in Medical Daily